jueves, noviembre 14, 2019
Inicio Nacionales Votantes “ni-ni”; no quieren ni a Macri ni a Cristina, ¿A quienes...

Votantes “ni-ni”; no quieren ni a Macri ni a Cristina, ¿A quienes votarían?

47
En seis meses los argentinos deberán elegir al próximo presidente y a pesar de que la polarización parece avanzar a paso firme, impulsada principalmente por el macrismo y el kirchnerismo que se benefician de ella, todavía hay muchos electores que se resisten a caer en alguno de los lados de “la grieta”

(Jorge Wohlert)

El votante “ni-ni” (ni Macri ni Cristina) o “antigrieta” es bastante heterogéneo, sin embargo aparece en todos los sondeos de los principales encuestadores y consultores políticos de nuestro país.

Según Guido Moscoso, de la consultora Opinaia, que realizó buenos pronósticos tanto en 2015 como en 2017, los últimos datos de abril mostraron que un 38% de los votantes preferiría que en octubre ganara alguien que no pertenezca ni al macrismo ni al kirchnerismo.

“Lo que vemos es que son en mayor proporción jóvenes, de entre 16 y 35 años, y de sectores mayoritariamente de clase media típica y algunos sectores de clase baja, que están un poco más desencantados”, explicó a Infobae.

Elaborar un “perfil” del votante “ni-ni” resulta complejo debido a la diversidad de posturas que abarca esa franja. Puede incluir tanto a un votante del Peronismo Federal como a un simpatizante del Frente de Izquierda o incluso personas que se ubican “a la derecha” del macrismo. El espectro es muy amplio.

No obstante, para algunos analistas sí existen algunos rasgos o inclinaciones mayoritarias. Por ejemplo, dentro de este grupo reina “cierta apatía” y “desinterés” por la política. “Muchos se sienten defraudados por los resultados de Cambiemos y también por la herencia que dejó el kirchnerismo”, analizó el consultor de Opinaia.

Pero nada está definido y la polarización puede avanzar incluso sobre este grupo. La evolución de la economía y la dinámica de la campaña influirán hasta último momento para cambiar las preferencias. Como parte del mismo sondeo, ante un escenario de balotaje entre Cristina y Macri, solo un 23% contestó que no optaría por ninguno de los dos o que no lo tiene decidido. Más cerca de la fecha podría ser aún menor.

Cómo explica Nicolás Solari, de Real Time Data, puede que exista mucha gente que no quiera optar entre Macri y Cristina (un 30%, según sus sondeos), pero a la hora de votar en el cuarto oscuro no van a encontrar las boletas ideales. Terminarán conformándose con las reales.

“Al final, forzados por la realidad, por la campaña y por las preferencias del ‘menos malo’, la gente termina votando por uno o por otro”, asegura Solari a Infobae. Una de las preguntas que hace su consultora, que tiene la particularidad de realizar sondeos diarios para actualizar su base de datos, le pide a los encuestados que señalen al candidato al que “seguro no votarían”. Al cruzar la información, solo el 10% tiene la certeza de que no elegirá ni a Macri ni a Cristina, en ninguna circunstancia.

“Perece un número que viene a contrapelo con el hartazgo con la grieta, pero son datos muy parecidos a los de 2015, cuando entre Scioli y Macri sacaron un 70% de los votos en primera vuelta y finalmente en el balotaje hubo muy poco voto blanco y nulo”,analizan desde Real Time Data.

A la hora de trazar un perfil, Solari coincide en que los “ni-ni” mayoritariamente tienen poco interés por la política, son más pesimistas que quienes votan por Macri o CFK, y “se sienten más cercanos a las ideas del PJ o no encuentra partido que los represente”. Otro dato: una mayor proporción votó a Macri en el balotaje de 2015. “No es algo homogéneo, lo que los une es el espanto”, aclaró con ironía.

Ante la consulta de Infobae, desde Management and Fit, también evaluaron qué características podían destacarse dentro de este grupo. Su análisis reveló que proporcionalmente son más pesimistas sobre la situación económica del país y la propia, y su mayor preocupación es la inflación.

Por otro lado, adelantaron que definirán su voto más cerca de la elección y que se inclinarían principalmente por Roberto Lavagna. En un eventual balotaje entre Macri y CFK, se dividirían en tercios con los que no votarían o lo harían en blanco, 28,6%, 30,1% y 24,2%, respectivamente. Y si la segunda vuelta fuera entre Macri y Lavagna, optarían mayoritariamente por el segundo (54,5%).

En la misma línea, los sondeos de Ricardo Rouvier, de Rouvier & Asociados, marcan que la mayoría de los electores ni-ni se inclinan por Massa y Lavagna, pertenecen a sectores medios y altos, y son de mediana edad (entre 30 y 40 años). “Están muy enojados. Muchos habían votado en la primera vuelta a Massa y en el balotaje se inclinaron por Macri. Ahora están dispuestos a votar por Massa o Lavagna nuevamente pero ya no por Macri”, explicó a Infobae.

Y agregó: “Es gente que no quiere saber nada con la polarización, gente para la cual Macri y Cristina son una desgracia para el país. Lavagna puede subir en base a este nicho, aunque no lo conozcan mucho, pero saben que es un tipo más o menos serio y moderado”.

Según la última encuesta de D’Alessio-Irol/Berensztein, realizada en abril, un tercio de los votantes se identificó a sí mismo como “independiente”. De este grupo, el 58% todavía no tiene definido su voto para octubre y el 62% contestó que votó a Macri en el balotaje de 2015.

Geográficamente, se encuentra principalmente en CABA (25%) y Córdoba (23%), y en menor medida en el Gran Buenos Aires (19%) y en el resto de Buenos Aires (16%). Además, registran “un mayor peso del nivel socioeconómico medio-medio” y, a diferencia de los otros sondeos, “aumenta su incidencia con la edad de los votantes”. La franja de 34-44 años representa el 24%, la de 44-55 años el 25%; y los mayores de 55 son el 44%.

Más allá de las diferencias y los matices, todos los analistas coinciden en que todavía el escenario electoral está demasiado abierto. De hecho, ni Cristina Kirchner ni Roberto Lavagna han anunciado formalmente sus candidaturas, y la recesión económica (principal parámetro de evaluación de la gestión de Cambiemos) no parece haber llegado a su piso. A partir del 22 de junio, con las boletas definidas, los encuestadores aseguran que podrán tener un panorama más certero.

Fuente: Infobae