Crece la polémica en Crespo por espacios públicos loteados por el Municipio

56

Desde hace meses un grupo de vecinos del barrio Parque del Lago, en Crespo, vienen manifestando su preocupación por los loteos de espacios públicos donados por particulares que realizó la Municipalidad, para destinarlos a la construcción de viviendas, aun cuando está prohibido por el Código de Normas Básicas de Uso, Ocupación y Subdivisión del Suelo que contempla la Ordenanza 46/09.

La polémica se generó a fines de octubre del año pasado, cuando el Concejo Deliberante de la ciudad aprobó la Ordenanza 69/18, a través de la cual se creó el Programa Municipal 100 Terrenos. Entre los espacios que serán destinados a la edificación hay predios que pertenecen a la comuna, pero también se incluyó un lote situado sobre calle Marcos Laferrara, entre Hermanos Henkel y Federación, que originalmente iba a ser destinado para hacer una plaza.
Hace un mes que los vecinos esperan una solución, tras haber presentado una nota con más de 60 firmas al Concejo Deliberante solicitando la modificación de la norma aprobada hace cuatro meses, para que se excluyan los espacios verdes del proyecto 100 Terrenos: “Esta Ordenanza aprobada en octubre sienta un precedente para que por vía de excepción, y tratando de solucionar problemas habitacionales, se sigan loteando espacios verdes donados a tal fin dentro de la ciudad de Crespo, y eso es lo que nos preocupa”, señalaron a UNO los vecinos afectados.
Desde la comuna adujeron en un comunicado que “un grupo de vecinos se niegan a que un remanente de terreno sea el lugar en el que nueve familias construyan sus viviendas. Sostienen que este sector, es un espacio verde donde tienen la expectativa de que se realice una plaza”. No obstante, quienes viven en las inmediaciones sostienen que celebran “la iniciativa del gobierno municipal de abordar el acceso a la vivienda” y entienden que “esta es una oportunidad para familias crespenses que podrán ver plasmada la vivienda propia”, pero consideraron que “es lamentable que el Municipio, que debe representar los intereses de todos los ciudadanos de Crespo, crea que la única alternativa para abordar el tema habitacional es reducir los espacios verdes de la ciudad, esgrimiendo criterios urbanísticos sin que esto constituya una respuesta integral para las necesidades de la población”.
Mariana Erhardt, vecina del lugar, recordó que mantuvieron a fines de 2018 una reunión con el intendente, Darío Schneider, quien se comprometió a revisar el tema, pero en un segundo encuentro –realizado en febrero– el mandatario estuvo ausente y un grupo de ediles les manifestó que “no se va a volver para atrás”. A su vez, refirió a que el Código de Normas Básicas de Uso, Ocupación y Subdivisión del Suelo de la ciudad (Ordenanza 46/09), especifica en su artículo 27 que “la donación que el propietario hará al Municipio, se hará sin cargo para éste y por acta de donación, certificada por Escribano Público y en ella constará, explícitamente el destino, discriminando las superficies afectadas a reservas para equipamiento comunitario, de las destinadas a espacios verdes, las que en ningún caso podrán transferirse a terceros”. Y en su artículo 29 indica que “la Municipalidad podrá destinar la parcela para equipamiento comunitario a usar para espacios verdes, en cuyo caso deberá así constar en el acta de donación respectiva, no pudiéndose luego modificarse esta situación, en tal caso deberá dictarse Resolución del Ejecutivo Municipal, donde conste las razones que lo justifiquen”.
Los vecinos dieron cuenta de que en su artículo 30 y 31, el Código indica que “las parcelas destinadas a espacios verdes no podrán afectarse a otro uso que no sea el de plazas, jardines, plazoletas o similares, aceptando como uso complementario el de juegos infantiles” y que “las parcelas destinadas a reservas para equipamiento comunitario, podrán dedicarse a la construcción de edificios públicos y/o estacionamientos para vehículos, no para viviendas privadas ni planes oficiales”.
En este contexto, reflexionó: “Creemos que hay quizás muchas otras formas de abordar el acceso a los terrenos para estas familias que lo están necesitando y no necesariamente empezar a eliminar los espacios verdes de la ciudad. En el barrio al que represento se quieren eliminar 4.900 metros cuadrados (m2) de espacios verdes y nos ofrecen instalarnos una plaza de 1.600 m2, y realizar mejoras, que en definitiva terminamos pagando los vecinos, porque se está haciendo un consorcio para el asfalto”.
Por último, los vecinos plantearon que cuentan con asesoramiento legal y de no tener una respuesta, podrían iniciar acciones judiciales.
FUENTE: ANOTICIANDO